Bienvenidos

Comisión de Responsabilidad Civil por Daño Ambiental de la Dra. Aurora V.S. Besalú Parkinson.

Equipo de trabajo Prof. Dra. Aurora V.S. Besalú Parkinson Curriculum Vittae

Aux. Docente: Abog. Sebastian Quintana Ferrari
Aux. Docente: Abog. Alejandro Barletta
Aux. Docente: Abog. Diego Ponce de León
Aux. Docente: Ingeniero / Abogado Carlos Luppi

Miembros de mérito:
Dra. María Isabel Benavente
Ab. Esteban Falcone

Nuestro Correo Electronico ambientalabp@live.com.ar Nuestro sitio de enseñanza: Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Buenos Aires.
Departamentos Academicos con competencia en nuestra materia: - Departamento de Derecho Privado I (Dir. Dr. Oscar Ameal) - Departamento de Derecho Económico Empresarial (Dr. Daniel Roque Vítolo).
Nuestro horario de cátedra: 17 horas a 18.30 los dias Martes y Viernes, - Mayo Junio, aula 14 (PB frente a la sucursal Banco Río Santander)
Imprimí lo necesario y compartilo cuando termines, reducí, recicla y reutilizá.







Buscar este blog

miércoles, 24 de octubre de 2012

NOTA COMENTADA: Basura en la ciudad

Uno de los problemas más críticos de la ciudad ha sido y será la recolección de residuos, hace no muy poco se retiraron las bolsas de supermercados y se las reemplazaron por bolsas de dos colores para la separación, las cuales tienen un costo entre entre quince y veinte centavos por unidad. La medida que carece de aplicación progresiva, aun cuando se da en el marco de la aplicación de la ley de residuos solidos urbanos o GIRSU Basura Cero (Ley 1854) ha generado polémica y no se preveen mejoras en la conducta ambiental de los ciudadanos debido a la superposición de políticas sobre la misma materia (uso de contenedores en via pública donde la mayoria no se diferencia el tipo de residuos). Pese a que han sido sugeridas varias alternativas como el uso de bolsas normalizadas por parte de la CAIP, que nuclea a los empresarios plásticos, la aplicación de la política de la entrega de bolsas en supermercados de conformidad a la resolución 155/Apra/2012 ha sido con resultados hasta ahora confusos.
Cabe hacer una aclaración que en diversos medios el Ministro Diego Santilli (Ambiente y Espacio Público) había informado que las bolsas deben ser entregadas en forma gratuita sin embargo, esto no es cumplido por las distintas cadenas de supermercados que se comprometieron al uso de bolsas normalizadas diferenciadas.
Ahora bien el Ing. Macri, en el marco de este contexto, apuesta a subir el costo de los servicios de recolección, sin hacer observación en que la tendencia es a la inversa traducido esto en menos dinero en recolección y más en educación ambiental y campañas serias de separación diferenciada.
Como decía un profesor de historia del derecho de la cátedra del Dr. Tau Anzoategui los sucesos tienen un hilo conductor y en este caso en particular no hay que olvidar que el padre del actual jefe de gobierno fue uno de los socios junto a la norteamericana Waste International de Manliba cuya licitación de recolección fuera otorgada por el gobierno militar del Brig. Cacciatore y la que fue luego extendida pese a su onerosidad y la advertencia del procurador de la ciudad Dr. Mosvichoff por el ex intendente Grosso, quien casualmente fuera gerente de Manliba antes de ser designado intendente.
Y el principio triple R donde quedó?, más dinero para la recolección implica un fracaso en el modelo de ciudad verde propuesto desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público.?


http://www.telam.com.ar/nota/41750/
Macri quiere aumentar en un 52% el costo de la recolección de basura para la Ciudad
El gobierno porteño propuso en el proyecto de Presupuesto 2013 que comienza a discutirse este miércoles en la Legislatura, aumentar un 52% el monto destinado para el servicio de recolección de residuos.
Este incremento, que duplica el otorgado en el Presupuesto del año pasado, significa que la Ciudad destinará 870 pesos anuales por habitante para la recolección de la basura, muy por encima de los 573 de 2012.

Asimismo, la administración macrista ya pagó este año 66 por ciento más que lo que abonaron las ciudades de Córdoba y Santa Fe por el mismo concepto: 344 pesos cada una.



En suma, en los cinco años que van de gestión, la administración que encabeza Mauricio Macri aumentó 158% el presupuesto destinado a la recolección de residuos que pasó de 640 millones de pesos en 2008 a 1.656 millones de pesos, en 2012.

Si a ello se le agrega los 2.517 millones de pesos propuestos para el próximo año, en tanto la Legislatura lo apruebe, en seis años el incremento de este gasto habrá sido de 292 por ciento, es decir, que se habrá cuadruplicado (ver imagen que abre la nota).

Durante la víspera, el jefe de Gobierno porteño y el secretario general del Sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, mantuvieron un encuentro en el marco de una reunión organizada por el titular de la UATRE, Gerónimo "Momo" Venegas.

En el gremio que conduce Moyano, están enrolados los choferes de los camiones que todas las noches realizan la recolección de residuos en la ciudad de Buenos Aires.

Hace dos meses, la Ciudad fue autorizada por la Legislatura a emitir un bono de 220 millones de pesos destinado al pago de indemnizaciones a trabajadores del gremio camionero, a raíz de la nueva licitación de empresas para el servicio de recolección de basura que dejaba a unos 7 mil choferes sin empleo, a razón de 31.500 pesos promedio para cada uno.

Cuando Macri asumió a fines de 2007, contaba con un presupuesto para recolección de residuos para 2008 de 640.902.179 pesos, que para el año siguiente fue aumentado por en 39,8 por ciento, a 896.008.000.

En 2010, el gasto en basura llegó a los mil millones de pesos, 11,60 por ciento más que el año anterior, lo que significó el menor aumento de la gestión macrista.

Pero para 2011, se recuperó el ímpetu alcista y el ajuste presupuestario para esta área encargada de la higiene urbana pasó a 1.323.033.400 pesos, con un incremento de 32,30 por ciento interanual.

Para el corriente año, el Presupuesto contempló para este ítem un monto de 1.656.556.335 pesos, 25,20 por ciento por encima del anterior.

En el proyecto ingresado a principios de octubre a la Legislatura, el ítem Recolección y Limpieza por Terceros, de la Dirección General de Limpieza, contempla para tal fin la suma de 2.516.989.017 pesos, un 51,94 por ciento superior que se encuentra en ejecución

miércoles, 17 de octubre de 2012

Carta del General Juan Domingo Perón referida al medio ambiente

Quien pueda leer esta carta, verá un preanuncio de lo que se trataría en 1972 meses más adelante en Estocolmo. Aquí queda más en evidencia el interés del quizás único presidente que tuvo muy en cuenta la cuestión de los recursos naturales allá antaó y quien fuera el que daría el primer pie a los organismos de protección ambiental tal como hoy los conocemos. Así quedó plasmado en legislación sobre uso de la tierra como la ley de aparcerias rurales, la Constitución de 1949 y luego con la creación de la Subsecretaría de Ambiente a cargo del Ministerio de Economía .
Como una forma más de entender Estocolmo 72" a 40 años de esta convención con la que se bregaba por un mundo libre de imperalismo colonizante y buscando llamar la alerta mundial por la contaminación he aquí la carta de Perón al medio ambiente:


Abog. Sebastián C Quintana
Auxiliar / Area Comunicaciones


"Mensaje a los Pueblos y Gobiernos del Mundo"


del General Juan Domingo Perón


16 de marzo de 1972



Creemos que ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio  y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobrestimación de la tecnología. 

Es necesario revertir de inmediato la dirección de esa marcha, a través de una  mancomunada internacional. Tal concientización debe originarse en los hombres de ciencia, pero sólo podrá transformarse en la acción necesaria a través de los dirigentes políticos. 

El ser humano ya no puede ser concebido independientemente del medio ambiente que él mismo ha creado. Ya es una poderosa fuerza biológica, y si  destruyendo los recursos vitales que le brinda la Tierra sólo puede esperar verdaderas catástrofes sociales para las próximas décadas. Inventó el automóvil para facilitar su traslado, pero ahora ha erigido una civilización del automóvil que se asienta sobre un cúmulo de problemas de circulación, urbanización, seguridad y contaminación en las ciudades, y que agrava las consecuencias de su vida sedentaria. 

Las mal llamadas "sociedades de consumo" son, en realidad, sistemas sociales de despilfarro masivo, basados en el gasto. Se despilfarra mediante la producción de bienes innecesarios o superfluos, y entre éstos, a los que deberían ser de consumo duradero con toda intención se les asigna corta vida porque la renovación produce utilidades. 

No menos grave resulta el hecho de que estos sistemas sociales en los países tecnológicamente más avanzados funcionan mediante el consumo de ingentes recursos naturales aportados por el Tercer Mundo. 

De este modo el problema de las reacciones dentro de la humanidad es paradójicamente doble: algunas clases sociales- las de los países de baja tecnología en particular- sufren los efectos del hambre, el analfabetismo y las enfermedades, pero al mismo tiempo las clases sociales y los países que asientan su exceso de consumo en el sufrimiento de los primeros, tampoco están racionalmente alimentados, ni gozan de una auténtica cultura o de una vida espiritual o físicamente sana. 

Se debaten en medio de la ansiedad, el tedio y los vicios que produce el ocio mal empleado. Lo peor, es que, debido a la existencia de poderosos intereses creados o por la creencia generalizada de que los recursos naturales vitales para el hombre son inagotables, este estado de cosas tiende a agravarse. 

Es evidente el agotamiento de los recursos naturales en los países del Tercer Mundo, con las consecuencias que están a la vista y que se hacen sentir principalmente en los sectores más humildes de la población. En verdad, la selección natural ha sido convertida por ello en un sofisma detrás del cual se ocultan una selección social y una selección internacional. 

La separación dentro de la humanidad se está agudizando de modo tan visible que parece que estuviera constituida por más de una especie. 

El ser humano, cegado por el espejismo de la tecnología ha olvidado las verdades que están en la base de su existencia. Y así mientras que por un lado llega a la Luna, por otro mata el oxígeno que respira, el agua que bebe y el suelo que le da de comer y eleva la temperatura permanente del medio ambiente sin medir sus consecuencias biológicas. 

En el curso del último siglo el ser humano ha exterminado cerca de 200 especies de animales terrestres. Ahora ha pasado a liquidar las especies marinas. Aparte de los efectos de la pesca excesiva, amplias zonas de los océanos, especialmente costeras, ya han sido convertidas en cementerios de peces y crustáceos, tanto por los desperdicios arrojados como por el petróleo involuntariamente derramado. 

La creciente toxicidad del aire de las grandes ciudades es bien conocida, aunque muy poco se ha hecho para disimularlo. En cambio, todavía ni siquiera existe un conocimiento mundialmente difundido acerca del problema planteado por el despilfarro del agua dulce, tanto para el consumo humano como para la agricultura. 

Al mismo tiempo, la presión provocada por el cultivo irracional o por la supresión de la vegetación natural se ha convertido en un problema mundial y se pretende reemplazar con productos químicos el ciclo biológico del suelo. 
Para preservar el ambiente y vivir en armonía con la naturaleza, no hay necesidad de abandonar los avances tecnológicos. 

Por otra parte, a pesar de la llamada revolución verde, el Tercer Mundo todavía no ha alcanzado a producir la cantidad de alimentos que consume, y para llegar a su autoabastecimiento necesita un desarrollo industrial, reformas estructurales y la vigencia de una justicia social que todavía está lejos de alcanzar. Para colmo, el desarrollo de la producción de alimentos sustitutivos está frenado por la insuficiencia financiera y las dificultades técnicas. 

A este sinnúmero de problemas creados artificialmente se suman la irracional carrera armamentista y el crecimiento explosivo de la humanidad que sin duda necesita de una política demográfica. 
Qué Hacer: 

Si se observan en su conjunto los problemas que se plantean, comprobaremos que provienen tanto de la codicia y la imprevisión humana, como de las características de algunos sistemas sociales, del abuso de la tecnología, del desconocimiento de las relaciones biológicas y de la progresión natural del crecimiento de la población humana. Esta heterogeneidad de causas debe dar lugar a una heterogeneidad de respuestas. 

Para poner freno e invertir esta marcha hacia el desastre es menester aceptar algunas premisas: 

Son necesarias y urgentes: una revolución mental en los hombres, especialmente en los dirigentes de los países más altamente industrializados; una modificación de las estructuras sociales y productivas en todo el mundo, en particular en los países de alta tecnología donde rige la economía de mercado, y el surgimiento de una convivencia biológica dentro de la humanidad y entre la humanidad y el resto de la naturaleza. 

Esa revolución mental implica comprender que el hombre no puede reemplazar a la naturaleza en el mantenimiento de un adecuado ciclo biológico general, que la tecnología es una arma de doble filo, que el llamado progreso debe tener un límite y que incluso habrá que renunciar a algunas de la comodidades que nos ha brindado la civilización, que la naturaleza debe ser restaurada en todo lo posible, que los recursos naturales resultan agotables y por lo tanto deben ser cuidados y racionalmente utilizados por el hombre. 

Cada nación tiene derecho al uso soberano de sus recursos naturales. Pero al mismo tiempo, cada gobierno tiene la obligación de exigir a sus ciudadanos el cuidado y utilización racional de los mismos. 

La modificación de las estructuras sociales y productivas en el mundo implica que el lucro y el despilfarro no pueden seguir siendo el motor básico de sociedad alguna, y que la justicia social debe erigirse en la base de todo sistema, no sólo para beneficio directo de los hombres sino para aumentar la producción de alimentos y bienes necesarios. 

La lucha contra la contaminación del ambiente y la biosfera, el despilfarro de los recursos naturales, el ruido y el hacinamiento de las ciudades y el crecimiento explosivo de la población del planeta debe iniciarse ya a nivel municipal, nacional e internacional. 

Todos estos problemas están ligados de manera indisoluble con el de la justicia social, el de la soberanía política, la independencia económica del Tercer Mundo y la distensión y la cooperación internacionales. Muchos de ellos deberán ser encarados por encima de las diferencias ideológicas que separan a los individuos dentro de sus sociedades o a los Estados dentro de la comunidad internacional. 

No debe olvidarse que el problema básico de la mayor parte de los países del Tercer Mundo es la ausencia de una auténtica justicia social y de participación popular en la conducción de los asuntos públicos".